Valentina's Story

Valentina I.jpg
I

Del valor nació su nombre con alma salvaje.
Sin miedo a nada ni a nadie,
ni los dioses sabían de sus planes.
Ladrona pasional que a todos embrujaba
con su mirada y su sonrisa angelical.
Víctima de sus encantos fue Eros,
a quien sus armas robó sin compasión.
Para ser libre de elegir a quien amar.

II

El miedo en el olimpo se hizo palpar,
salvo una diosa que entendió su causalidad.
Dos flechas pidió a su hijo avergonzado,
que en dos rosas doradas se transformaron.
Dos rosas amadas, que su amor sería reflejado.

III

Sin devolver el arco Valentina aceptó el regalo,
pues sospechaba de ser un engaño.
Así la diosa decidió partirlo en dos,
y junto con sus rosas el pacto se cerró.
"Dos rosas son, una para ti y otra para tu ser amado.
Y tu corazón siempre estará a salvo con este arco."

Valentina II.jpg
VI

Su felicidad se percibía,
en su rostro la luz emergía.
Nadie dudaba que estaba enamorada.
Así pues, Helios decidió sonsacarla.
"De mi dicen que estas prendada"
Con indiferencia lo negaba.
"Entonces contadme,
¿quién es el ser afortunado?
¿quién vuestra imagen ha iluminado?"
Una sonrisa se le escapó
"De la libertad estoy enamorada.
Del mundo y sus maravillas
que me hacen sentir viva"
La luz en su rostro emergió,
y el dios al verla se fascinó.
Tomo de su Corona un trozo,
se lo regaló y dijo:
"Un amor tan puro debería brillar más que yo"

IV

Con el arco en su poder,
nuevos atributos nacían de su ser.
Dos grandes alas, fuertes y rosadas
que le permitían ir a donde ella deseaba.
Muchos se preguntaban a dónde volaba,
con gran prisa y una sonrisa.
¿Habrá encontrado su Adonis? ¡SSSH!
Aquí de él no se habla.

Empezó a mostrar un gran interés en la escritura,
bellas palabras del papiro brotaban.
Nadie sabía quién era su receptor,
¿quién habrá osado robarle el corazón?

V
Valentina III.jpg
IX

Endulzaron sus palabras, alabando sus hazañas.
Agradecida se mostraba Valentina,
y con una sonrisa su ocupación proseguía.
Continuaron entre los dioses su conversación,
que se adornaba de bellas palabras
hasta que poco a poco el veneno brotaba.
Un mal sentía en su cuerpo,
la escritura ya no tenía sentido
y sus alas de pronto encogieron.
Deseaba continuar...
pero en su alma algo pasaba.

VII

La admiración por ella aumentaba,
a medida que su historia era contada.
Muchos la observaban mientras escribía
esperando volver a alzar la mirada.
Todo lo que veía en su pergamino estaba,
todo aquello a lo que amaba.
Por ende pensaban: si te topas con sus ojos
en sus escritos te hallas.
Y de esta forma en su corazón habitabas.

Muchos dioses empezaron a hacerla compañía.
Querían saber quién lo conseguiría,
quién con sus ojos se encontraría.
Hasta el mismísimo rey lo intentó
pero su intento en vano quedó.
Eris asqueada por su fama
junto a Hermes decidieron tender una trampa.

VIII
X

A Atenea acudió asustada,
desconocía lo que la atormentaba
y el caos cada vez más la ahogaba.
Esta le ofreció su templo y su consejo:
"Continua escribiendo"
¿A qué? se preguntaba,
ya no tenía sus alas.
Le dio su escudo, donde su reflejo se encontraba.
Entendido su misión y se plasmó en palabras.
Cuando angustiada se sentía
a la diosa acudía en busca de sabiduría
y nuevas herramientas la proponía.
Al final, tras todo el sufrimiento,
decidió plasmar todo su afecto
y entregárselo a su reflejo.
Para su sorpresa,
del espejo salió una respuesta.
Al leerla se apresuro
y una de sus rosas otorgó.
Un nuevo dictamen apareció
y esta vez de su rostro
una nueva sonrisa nació.

Valentina de sus heridas renacía
con el mayor amor de su vida.

Valentina IV
XI

Así lo hizo, pero ¿qué hará con todos sus papiros?⁠
¿Romperlos? ¿Quemarlos?⁠
Jamás haría eso,⁠
sería como si se lo hiciera sí misma.⁠
Los ama y no quiere deshacerse de ellos,⁠
querría llevarlos y enseñarlos al mundo entero. ⁠

Pensaba y pensaba, pero a nada claro llegaba,⁠
Entonces escuchó: “Te daré mi último regalo,⁠
habla con el viento y el rey de las musas.⁠
Encontraras la ayuda que buscas.”⁠

No sabía muy bien porqué acudir a ellos debía,⁠
¿qué solución la darían?⁠

Apolo fue el primero con quien se encontró,⁠
gracias a una musa que la esperaba emocionada.⁠
Cuando le expuso su problema este la escucho ⁠
y encantado estaba de poder ayudarla.⁠

Éolo era al siguiente con quien debía hablar,⁠aunque ya parecía tener algún plan.⁠

XII
XIII

Jamás conoció una fragua igual,⁠
lleno de inventos que a su imaginación escapaban.⁠
Tenía curiosidad por ver cómo funcionaban⁠
Pero ahora no tenía tiempo,⁠
necesitaba una solución para cumplir su misión.⁠ ⁠ ⁠
⁠ ⁠
“Veo en ti la pasión y el amor de la creación.⁠
Sigue estos planos… ⁠
en ellos encontraras el resultado deseado.”⁠

Al verlos lo entendió todo,⁠
salió corriendo de regreso al templo.⁠
Empezó a doblar, igualar y apisonar,⁠
nadie la podía parar.⁠
⁠ ⁠
Cuando termino Apolo se acercó:⁠
“Tus palabras llegaran lejos,⁠
no lo dudes y hazlas volar”⁠

“Contaras con el apoyo de los Anemoi⁠
pero una forma deberás encontrar⁠
para que ellos con tus textos puedan cargar.”⁠

Si ni ella ni los vientos podían con sus pliegos,⁠
¿qué o quién podía hacerlo?⁠
“Es Hefesto”⁠
le susurro la luz de la verdad.⁠

Con una mayor vivacidad, ⁠
Valentina con la diosa se sentía agradecida.⁠
Le brillaban los ojos como la primera luz del día.⁠
Cálida, llena de esperanza y un destello de deseo⁠
por emprender nuevos retos.⁠

Se disponía a partir hasta que percibió ⁠
el mar de escritos que inundaba el templo.⁠
No podía cargar con ellos,⁠
eran demasiados y no podía dejarlos.⁠
Le pidió disculpas a Atenea:⁠
“Mi desorden ha alterado tu hogar,⁠
te prometo que volverá a cómo debería estar”⁠

Valentina V.jpg
XIV

No había rincón por el que no hubiesen pasado,⁠
el mundo entero lo habían visitado. ⁠
Miraba orgullosa el cielo.⁠
¡Por ahí va uno!⁠
¡Por ahí va otro!⁠
¿Ese no había pasado por aquí?⁠
Gritaba emocionada.⁠

Algunos se veían manchados,⁠
otros mal doblados,⁠
otros con algún rasguño,⁠
ya que más de uno cayo en otras manos⁠
y claro, no todos conocen los planos.⁠
Era gratificante ver como surcaban,⁠
sentía que su voz a todos llegaba.⁠

Es uno de sus viajes encontró un pergamino,⁠
en el se hallaba su nombre escrito. ⁠
¿Qué raro? - pensó. ⁠
Pero sin más lo abrió. ⁠

Una ráfaga de luz iluminó su rostro⁠
y para cuando abrió los ojos⁠
miles de estrellas la rodeaban, ⁠
podía incluso tocarlas.⁠

Pronto contemplo lo que pasaba,⁠
en el firmamento se hallaba⁠
y desde ahí veía como volaban sus palabras.⁠

Descubrió que quienes las leían lloraban,⁠
reían, compartían, cantaban⁠
e incluso las abrazaban.⁠
Una vez que las doblaban⁠
y se preparaban para lanzarlas⁠
susurraban “Gracias.”⁠

XV
Valentina VI.jpg
XVI
XVII
XIII

Ella continuaba con su pasión
tras ver aquella imagen que la deslumbro.
Escribía y escribía sin descanso
dejando brotar su emoción.

No podía olvidarlo,
la había marcado,
era tal su alegría
que con más ganas escribía.

Tocaron a su puerta por sorpresa.
Jamás pensó de quien se trataba,
uno de aquellos que la enveneno
que con vergüenza y la cabeza baja
en su casa entro.

Le traía un mensaje de los cielos
pero antes le quería decir “Lo siento”.
Le imploro su perdón,
no pensó que la causaría tanto dolor. ⠀
“Si quieres mi perdón yo te lo doy
pero no esperes que olvide el pasado.
Antes de escupir el veneno
piensa porqué vas a hacerlo.

Todo el mundo estaba reunido,
con los ojos fijados en ella.
Sentía cierta presión.
Hasta que se paró
y su diosa amiga apareció
junto con Apollo y Hefesto,
los tres sonriendo. ⠀
A lo lejos diviso una figura,
era Afrodita que emergía.
Traía algo pequeño,
con sumo cuidado y envuelto.
Una vez que estaban todos,
el rey del trueno dio comienzo. ⠀

“Te preguntarás qué haces aquí...
pues bien, te lo diré.
Tenemos un presente para ti
que entre todos lo hemos elaborado.
Tu pusiste la primera pieza para crearlo,
una rosa amada de color dorado
que entregaste a tu reflejo
tras pasar por un infierno. ⠀

De este brotó una esquirla
afilada como una espina
pero bella como la luz del día.
De alguna forma... ⠀
sabíamos que a ti te pertenecía.
Y decidimos transformarla
para que fuese tu aliada.”

Le entregaron el pequeño objeto,
al desenvolverlo no podía creerlo.
Era de colores rojo y dorado
con una rosa esculpida en el reverso.
Jamás vio tan bello espejo,
parecía sacado de un sueño. ⠀

“Este en nuestro presente,
que tu amor y tú
nunca estéis separados.
Y siempre que te mires en él,
veas que siempre nos tendrás a tu lado.” 

Textos por Leire G.A.